¿Se cura la epilepsia?

Barco_480x320

Me diagnosticaron epilepsia a los 9 años y puedo decir que no lo viví de forma traumática. Tuve una neuropediatra muy humana que informó bien a mis padres y les explicó cómo era mi epilepsia. En realidad deberíamos hablar de epilepsias y de personas con epilepsia. Porque cada caso es diferente.

Mi padre me llevó a la neuropediatra porque a veces me paraba al hablar, parpadeaba y se me olvidaba de qué estaba hablando. Y en la consulta la doctora me dio un cuento que se llamaba "Conociendo la epilepsia". Aún lo tengo. Me lo leí y lo entendí porque explicaba las crisis con sencillez: "Imagina que tu cerebro es como un lago tranquilo en el que el agua no se mueve. Pero si pasa un barco velero entonces se formarán unas olas. Estas olas alteran la tranquilidad del lago, pero cuando el barco se vaya, las olas se pararán y el lago se quedará tranquilo y el agua inmóvil otra vez".

No me asusté cuando oí la palabra epilepsia. Una niña de 8 años no entiende de eso y solo se asusta si los mayores lo hacen. Ahora sé que mi padre supo remontar el susto inicial y me explicó todo con tranquilidad, poco a poco y según mi edad. También me enseñó a tomar el valproato sódico y, poco a poco, a responsabilizarme de ello. Es verdad que a veces se me ha olvidado tomarlo...

Y sobre todo: hice una vida igual que antes del diagnóstico. Me fui de excursión, a casa de mis amigas, etc. Mi padre se lo explicó a mis profesores y a nuestro entorno que me trató igual que siempre. Él no lo ocultó y yo tampoco. Eso ha hecho que mis amigos y amigas me aceptaran así y que yo no tuviera miedo de "confesarlo" como si fuera un pecado imperdonable. Mi padre lo decía con naturalidad: mi hija toma valproato sódico porque tiene epilepsia de ausencias infantiles. Y explicaba cómo eran mis crisis: parpadeos, olvidos que duraban unos segundos. Era importante que los demás lo supieran por si lo hacía en su presencia. Así se podía saber si la medicación me hacía el efecto deseado.

También me llevó a algunas charlas que organizaba la asociación de Valencia, ALCE. Yo, la verdad, no me enteraba de mucho pero él sí, y con los años me ha servido para entender lo que me pasaba mejor.

Hace casi un año que ya no tomo medicación, me la han ido retirando poco a poco y con cuidado de no beber alcohol (bueno, alguna vez he bebido alguna cerveza o un cubata poco cargado), de dormir bien (si salgo, duermo siesta y recupero horas de sueño) y nada más. Estudio una carrera universitaria y no me va mal. Mi neurólogo dice que estoy bien y que puedo hacer una vida normalizada teniendo esos cuidados.

No sé si ya puedo decir que la epilepsia, mi epilepsia, se cura. Espero que sí.

  • crisis
  • Valproato sódico
  • neuropediatra
  • ausencias infantiles
  • neurólogo