La leche y la intolerancia lactosa. ¿Cuál debo beber?

Artículo y fuentes actualizadas en: abril, 2020
Autor: Carlos Calderon

Cómo saber si tengo intolerancia a la lactosa: qué es, síntomas y tratamiento

Antes de comenzar la lectura del artículo, es de suma importancia indicar que la intolerancia a la lactosa y la alergia a las proteínas de la leche son dos trastornos totalmente diferentes. Es importante señalar la diferencia latente entre ambos trastornos, ya que suelen confundirse por su parecido en cuanto a los síntomas que presentan cada una de ellas.

Si estas en duda y no sabes con certeza que es lo que te ocurre, continúa leyendo. Gracias a este articulo saldrás de dudas y podrás determinar si lo que te ocurre es realmente que sufres de intolerancia a la lactosa, una afección que, aunque en un primer momento no presenta un riesgo grave para la salud, si puede complicarse y resulta muy molesto para la persona que la sufre.

intolerancia a la lactosa
intolerancia a la lactosa

Si quieres saber si tienes intolerancia a la lactosa, curiosidad por saber que es, que síntomas tiene y cual es su tratamiento más indicado, acompáñanos. Al final de este artículo, te propondremos algunas alternativas alimentarias para las personas intolerantes a la lactosa, con algunas recetas realmente exquisitas y fáciles de cocinar.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa va a tener que ver con nuestra capacidad de digerir la lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y los productos lácteos. En ese sentido, nuestro aparato digestivo va a tener un papel relevante, ya que, si tiene la incapacidad de digerir correctamente, vamos a sentir los síntomas típicos de la intolerancia a la lactosa.

¿Qué es la lactosa?

En términos mas específicos, la lactosa es un disacárido que se encuentra presente en la leche de todo tipo de mamíferos, incluida la humana. Por ello, no es muy difícil encontrar alimentos precocinados y preparados que puedan contener lactosa, ya que un gran numero de productos que podemos encontrar en un supermercado, están hechos en base a productos lácteos.

¿Qué es la lactasa?

La lactasa es un tipo de enzima que muestra su máximo nivel de actividad en el momento del nacimiento y es necesaria para la digestión y división de la lactosa en el sistema digestivo, consiguiendo de esta forma, transformar la lactosa en glucosa y galactosa.

Causas de la intolerancia a la lactosa

La principal causa de la intolerancia a la lactosa se encuentra en el intestino delgado, cuando este no puede producir la cantidad suficiente de lactasa. Ante una disminución de esta enzima, no se puede digerir correctamente el azúcar sin duda presente en la leche.

intolerancia a la lactasa
intolerancia a la lactasa

Por ello, podemos reconocer que la principal causa de intolerancia a la lactosa es la deficiencia de la lactasa, ya que la insuficiencia de este permite que las bacterias comunes ubicadas en el colon interactúen con la lactosa no digerida.

Si entendemos que la intolerancia a la lactosa se fundamenta en la deficiencia de lactasa en el organismo, obtenemos que hay diferentes factores responsables de la insuficiencia de esta:

  • Intolerancia a la lactosa primaria: El más frecuente. Este factor se da en personas cuyo organismo ha producido cantidades grandes de lactasa, sobre todo en la lactancia e infancia. Sin embargo, en la edad adulta. La producción de la enzima baja muy pronunciadamente, lo que dificulta la digestión.
  • Intolerancia a la lactosa secundaria: Factor que se manifiesta en personas que ven reducida su producción de lactasa en el intestino delgado tras haber sufrido una enfermedad o cirugía que haya afectado a dicho órgano. Algunas de esas enfermedades pueden ser la proliferación bacteriana, la enfermedad de Crohn o la celiaquía.
  • Intolerancia a la lactosa congénita: Ausencia total de lactosa, incluso en la fase de lactancia. Incluso los bebes prematuros también pueden tener intolerancia a la lactosa debido a la total ausencia de la enzima.

Síntomas de la intolerancia a la lactosa

Para comprender los síntomas de la intolerancia a la lactosa, debemos de imaginar a nuestro organismo intentando descomponer un producto en dos sin disponer de las herramientas necesarias para ello. Si la lactosa pasa del intestino delgado al intestino grueso sin descomponer correctamente, las bacterias fermentan la lactosa y las transforman en gases y ácidos, que es precisamente, lo que provoca los síntomas tan molestos.

síntomas de intolerancia  a la lactosa
síntomas de intolerancia a la lactosa

 Algunas de estos síntomas se presentan en forma de:

  • Dolor abdominal.
  • Distensión abdominal.
  • Nauseas.
  • Sonidos abdominales.
  • Diarreas.
  • Heces con olor muy fétido.
  • Gases.
  • Estreñimiento.
  • Pérdida de peso.

Todos estos síntomas se verán acrecentados o disminuidos en función de la cantidad de lactosa que se ha ingerido, el tipo de lácteo que se ha consumido, la capacidad del colon para absorber el agua y/o la propia actividad de la flora bacteriana.

Síntomas en adultos

Los síntomas en adultos presentan, como no puede ser de otra forma, multitud de semejanzas con los síntomas anteriormente citados. Es importante tener en cuenta que, a mayor edad, estos síntomas tienden a complicarse, ya que el organismo tiende a no responder de manera optima a los distintos tratamientos, a la vez de que los síntomas se pueden ver acrecentados, provocando diversas complicaciones para la persona.

Los síntomas en adultos suelen tender a presentarse de manera regular, es decir, entre 30 minutos y 2 horas después de la ingesta.

Síntomas de intolerancia a la lactosa en niños

En niños, la intolerancia a la lactosa suele presentarse de manera mas irregular que en personas adultas. Es decir, los niños pueden tender a manifestar los síntomas entre días, esto es, un día si y otro no. Además, en niños la diarrea, las regurgitaciones y las flatulencias se presentan con mayor grado de fetidez.

Aun así, a estas edades conviene llevar al niño a un pediatra para que un profesional pueda determinar el alcance del problema.

Otros síntomas inespecíficos

Los síntomas, como hemos mencionado anteriormente, dependerán de la cantidad de comida que hayamos ingerido en un momento determinado, la cantidad de lactosa que en dichos alimentos se encuentre, la cantidad de lactasa que tengamos a nuestra disposición en nuestro sistema digestivo, entre otros. Los síntomas siempre van a ser los mismos, pero estos se pueden presentar de manera más inespecífica si su grado de actuación es mayor o menor.

otros síntomas de intolerancia  a la lactosa
otros síntomas de intolerancia a la lactosa

Métodos de diagnóstico para la intolerancia a la lactosa

Si acudimos a nuestro médico, este podrá realizar una serie de pruebas que van a determinar el diagnóstico para nuestra posible intolerancia a la lactosa. Dichos métodos de diagnostico van a ser los siguientes:

  • Prueba de tolerancia a la lactosa: Este método mide la reacción del organismo frente a una sustancia líquida que contiene niveles elevados de lactosa. Tras ingerir dicha sustancia por vía oral, se realizará una prueba de sangre para comprobar la cantidad de glucosa existente en el sistema circulatorio. Si el nivel de glucosa no se encuentra alto, quiere decir que el organismo no ha digerido ni absorbido adecuadamente la sustancia, por lo que se determinará la intolerancia a la lactosa.
  • Prueba de hidrógeno en el aliento: Esta prueba guarda relación con la anterior, puesto que también se debe de ingerir una sustancia con grandes cantidades de lactosa. Una vez realizado, el medico podrá medir la cantidad de hidrógeno presente en el aliento en intervalos de tiempo regulares. Si el organismo no digiere bien la lactosa, las cantidades de hidrógeno en el aliento se verán mas elevados de lo normal, por lo que esta prueba también es altamente eficaz para identificar problemas con respecto a la digestión de la lactosa.
  • Prueba de acidez en las heces: Esta prueba es mas bien utilizada en bebes y niños, ya que las dos pruebas anteriores pueden resultar peligrosas para su salud.

Tratamientos para la intolerancia a la lactosa

Desgraciadamente, en la actualidad no existe un tratamiento para incrementar la producción de la lactasa en el organismo. En contrapartida, se pueden evitar las molestias ocasionadas por la intolerancia a la lactosa por medio de algunos consejos que te vamos a proponer a continuación:

  • Evitar consumir cantidades grandes de leche y productos lácteos.
  • Infórmate sobre el contenido de lactosa de los productos y demanda productos con contenido reducido de lactosa.
  • Ingerir leche entera tras la agregación de productos especializados en descomponer la lactosa.
  • Ingiere alimentos altos en calcio sin necesidad de proceder de la leche como: brócoli, salmón, naranjas, espinacas o frijoles.
  • Acompañar a la leche junto con otros alimentos para desacelerar el proceso digestivo y reducir los síntomas

En cualquier caso, nadie nos puede realizar un mejor tratamiento que nosotros mismos. En este sentido, nosotros mismos podemos optar por ir probando diferentes alimentos para averiguar cuales de ellos nos caen mejor y cuales peor. De esta manera, aprenderemos también a escuchar a nuestro organismo.

Alimentación y dieta para personas intolerantes a la lactosa

Se asume que la alimentación y la dieta para las personas intolerantes a la lactosa debe de ir acompañada por una ingesta diminuta o inexistente de productos lácteos y leches. No obstante, desde el enfoque nutricional, no es para nada recomendable eliminar el consumo de los lácteos y derivados de la leche, en parte, por su concentración en los nieles de calcio, lo cual, proporciona entre otras ventajas para nuestro organismo, la salud y fortaleza de nuestro sistema óseo.

cómo alimentarse siendo intolerante a la lactosa
cómo alimentarse siendo intolerante a la lactosa

Por ello, nuestra misión debería de estar enfocada en buscar, entre los diferentes lácteos, el que mejor podamos digerir, e incluirlo en nuestro régimen de comidas junto con una dieta sana y equilibrada.

Gracias a los avances tecnológicos de la industria alimentaria, en el mercado podemos encontrar actualmente leche sin lactosa, la cual, corta de raíz el problema al no estar presente el azúcar que provoca todo el desajuste en el organismo.

Otros productos sin lactosa que podemos encontrar en el supermercado son los yogures, quesos, alimentos precocinados, pasteles o helados.

Alternativas para las personas que no quieren renunciar a los lácteos

Como hemos mencionado anteriormente, las personas intolerantes a la lactosa no tienen porque renunciar a los lácteos. Bastará por buscar y encontrar, entre todas las opciones que nos proporciona el mercado, opciones de alimentos lácteos sin lactosa.

Aunque, en el mercado encontraremos variedad de estos productos, también podemos optar por hacerlos nosotros mismos. Podemos optar por hacer una buena tarta de chocolate blanco, queso y frutos rojos sin lactosa, bizcochos de limón o flanes de caramelo.

Conclusión

A modo de conclusión, podemos decir que la clave está en saber buscar y elegir el producto que mejor se acondicione a nuestro organismo. Por lo que, si elegimos el producto idóneo, podremos disfrutar de una buena alimentación sin renunciar a los lácteos.

Ponte manos a la obra, analiza, identifica, adquiere y elabora tu receta con los mejores productos sin lactosa del mercado. Tan solo es cuestión de elegir correctamente y escuchar a tu propio organismo, él te indicará que alimento es el correcto para ti. ¡Bon appetit!

Sobre Carlos Calderon

carlos calderon

Criado en un pueblo a las afueras de Madrid, soy médico de familia por vocación.

Empecé este blog para documentar mis estudios de Salud Pública pero pronto, se convirtió en un referente del sector.

Recuerda consultar a tu médico. La información de este blog es meramente documental y nunca te lo tienes que tomar como datos verídicos. Siempre consulta a tu médico de cabecera antes de llegar a conclusiones con estos datos.