¿Qué son las alergias?

Artículo y fuentes actualizadas en: noviembre, 2019
Autor: Carlos Calderon

Antes de saber lo qué es una alergia, vamos a ubicar la etimología de la palabra misma. De origen griego, el vocablo alergia está compuesta por las palabras alos que significa diferente o extraño, y ergos que significa reacción. En síntesis, la podemos conceptualizar como reacción a lo diferente o extraño.

Entonces, podemos entender que la alergia es la respuesta exagerada del organismo a una sustancia extraña. Todas las personas contamos un con sistema inmunológico que protege nuestro cuerpo de agentes externos, los cuales se introducen por diferentes vías de acceso, provocando una serie de síntomas y afectando diferentes órganos.

A la sustancia extraña que ataca al cuerpo, se le denomina alérgeno, y las manifestaciones provocadas por ese elemento, son conocidas como reacciones alérgicas. Al detectar al alérgeno, el organismo libera una serie de anticuerpos para hacerle frente al intruso y eliminarlo. Como consecuencia de esta acción, aparece inflamaciones importantes en el sistema respiratorio y en los senos paranasales; estómago y sistema digestivo; además de la epidermis.

En términos generales las alergias no tienen cura, simplemente debe evitarse el contacto con el elemento extraño que la produce o tratarse con medicamentos para aliviar o eliminar la hipersensibilidad. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Alergia (WAO por sus siglas en Inglés), un tercio de la población mundial sufre de algún tipo de enfermedad alérgica, por tanto debe tomarse esto como un problema de salud pública habida cuenta de la alta morbilidad y la necesidad de destinar recursos para su prevención.  

Por otra parte, la reacción del cuerpo humano ante la llegada de un alérgeno, varía de una persona a otra. Una misma alergia puede causar en personas diferentes dos tipos de reacciones: la primera, irritación, clasificada como leve, de bajo riesgo para la salud; la segunda, anafilaxis, de alto riesgo, puede provocar la muerte del afectado. Todo trastorno alérgico debe ser tratado con inmediatez, no obstante frente a una anafilaxia es necesario la rápida intervención médica y la identificación del agente patógeno que desestabilizó el sistema inmunológico.

En la actualidad, los alergólogos han identificado los tipos más frecuentes de alergias a las cuales estamos diariamente expuestos todos los seres humanos:

  • Respiratorias: Rinitis y Asma
  • Cutáneas: Dermatitis/Eccema
  • Por ingestión: Diarrea y Vómito
  • Oculares: Conjuntivitis y Lagrimeo
  • Estacional: Polen, Humedad, Hongos, Ácaros, Polvo, Smog
  • Alimentarias: Mariscos, Lácteos, Frutos Secos

La comunidad científica mundial dedica ingentes recursos en estudiar las diferentes formas en las cuales las alergias llegan a las personas. Un ejemplo de esto es la Asociación Panamericana de Aerobiología (PAAA por sus siglas en Inglés), la cual realiza estudios permanentes en cuanto a hongos, esporas, polen, bacterias e insectos con el propósito de ayudar en el combate de los padecimientos de las alergias provocadas por la presencia de los elementos antes nombrados en el aire. Así, la aerobiología juega un papel importante en la identificación y estudio de la transmisión de alergias, promoviendo políticas de un aire más limpio y sano para los ciudadanos.

Otra de las sociedades más activas en el campo de la prevención de las alergias alimentarias es la celiaca. De manera activa y alrededor del mundo, existe un número importante de asociaciones dedicadas a prevenir y alertar las consecuencia sobre el consumo de alimentos con gluten. Es en este campo es donde más se ha podido avanzar, pues hoy, las personas alérgicas al gluten están educadas al respecto y gozan de alternativas nutricionales para sustituir los alimentos que les perjudica.  

Además de existir una variedad de inmunoterapias en el mercado de la medicina científica, también es posible conseguir en cualquier sitio un número estimado de remedios caseros para combatir los diferentes tipos de alergias. Los seguidores de la homeopatía y las plantas naturales le otorgan un valor medicinal a ciertos frutos, hierbas, líquidos y minerales para apaciguar y desaparecer los efectos de cualquier tipo de dolencia producto de una alergia.

Cada quien, según sus creencias y capacidad económica, busca minimizar los efectos adversos de una alergia crónica u ocasional, procurando una calidad de vida cada vez más difícil de mantener por la presencia continua y extendida de sustancias nocivas y la aparición de otras nuevas que desafían la capacidad de respuesta de nuestro sistema inmunológico.  

Por años mujeres y hombres han convivido con diferentes agentes alérgenos: en las habitaciones, jardines, lugares de trabajo, parques, alimentos, además de mascotas, hongos, polvo y ácaros, los cuales cohabitan permanentemente en nuestras casas. Las alergias lejos de desaparecer de la vida cotidiana del ser humano, cada día aumentan considerablemente en número y modalidad, afectando con mayor frecuencia la salud y la calidad de vida de millones de personas.
Una de las cualidades detectadas por los especialistas en los alérgenos es la capacidad de mutar, pueden adaptarse a diferentes climas, circunstancias y ambientes de gestación, por tanto, es prácticamente imposible prever en el futuro inmediato la desaparición de las alergias. Al contrario, el sistema inmunológico deberá afrontar cada vez más nuevos desafíos y la medicina moderna debe asegurar la calidad y efectividad de los medicamentos antialérgicos necesarios en un mundo con un aire lleno de impurezas, alimentos genéticamente modificados, agua contaminada y un medio ambiente resentido con la humanidad.  

Sobre Carlos Calderon

carlos calderon

Criado en un pueblo a las afueras de Madrid, soy médico de familia por vocación.

Empecé este blog para documentar mis estudios de Salud Pública pero pronto, se convirtió en un referente del sector.

Recuerda consultar a tu médico. La información de este blog es meramente documental y nunca te lo tienes que tomar como datos verídicos. Siempre consulta a tu médico de cabecera antes de llegar a conclusiones con estos datos.