Las alergias y el Shock Anafiláctico

El shock anafiláctico o anafilaxia es una grave reacción alérgica ocasionada por algunos agentes que al entrar en contacto con el organismo causan una serie de síntomas que pueden resultar fatales. La ingesta de alimentos, medicamentos, picaduras de insectos o compuestos químicos son algunos de esos agentes que causan este choque alérgico.

El choque anafiláctico tiene mayor incidencia en personas adultas que en niños, siendo las mujeres las más proclives a este tipo de reacciones, las cuales suelen ser muy graves si se tratan de sustancias inyectables o de agentes que entren en contacto con las mucosas o la piel, afectando ciertas áreas del organismo si no es tratado a tiempo, pudiendo ocasionar situaciones irreparables, y es allí donde se aplica el término “Shock anafiláctico”.

Entre los alérgenos que pueden causar el choque anafiláctico se encuentran, alimentos como mariscos, frutos secos, leche y legumbres, también los fármacos antiinflamatorios no esteroides, anestésicos neuromusculares, antibióticos betalactámicos y las picaduras de algunos insectos como las avispas y abejas, arañas, alacranes y ciempiés, entre otros, pues su veneno resulta altamente peligroso. La idiopática también es causante del shock anafiláctico, esto sucede cuando un individuo ingiere algún medicamento desconociendo el efecto de sus componentes en su organismo. Son muchos los agentes que pueden causar este tipo de alergias, sin embargo, unos pueden ser más severos que otros.         

Durante un shock anafiláctico las personas puede experimentar las siguientes reacciones de manera instantánea: dificultad para respirar, hipotensión arterial, sudoraciones, erupciones de la piel, inflamación de los ojos, nariz y la boca, mareos, garganta trabada, náuseas o vómitos y dolores estomacales, entre otros.

Shock anafiláctico primeros auxilios

Para quienes se preguntan qué hacer durante un choque anafiláctico; se debe actuar de inmediato, solicitando asistencia médica, en tanto se prestan los primeros auxilios; de los cuales dependerá la estabilidad de la persona para su posterior tratamiento. En principio se debe evitar una crisis de ansiedad en la persona, causada por los angustiantes síntomas, esta se debe mantener en calma, procurando recostarla con las piernas elevadas para estimular el flujo sanguíneo, la cabeza debe estar de lado para que no se ahogue. Si el afectado está inconsciente, la posición empleada debe ser “lateral de seguridad”, retire cinturones, corbatas o cualquier elemento que pueda oprimir la respiración, también retire relojes, pulseras o anillos que puedan producir lesiones ante posibles inflamaciones.

Shock anafiláctico tratamiento

El tratamiento para el shock anafiláctico debe ser rápido, generalmente el especialista haciendo uso de una mascarilla de oxígeno para facilitar la respiración y una inyección de adrenalina subcutánea alivia la crisis en el paciente. En los casos de mayor complejidad en lo que se ve trabada la garganta se debe realizar una cricotiroidotomía, procedimiento que consiste en un corte en la garganta para facilitar la respiración y evitar alteraciones cerebrales muy graves. será necesario mantener al paciente bajo observación médica durante unos días para evitar un nuevo choque anafiláctico.

Luego de un shock anafiláctico es idónea una consulta con un médico alergólogo que determine el agente causante de la crisis y que le indique las medidas preventivas para evitar recaídas, además de la prescripción un tratamiento más completo.