Parkinson y alzhéimer y sustancia negra

Muchas son las enfermedades que atacan durante la vejez.  Estas pueden ser físicas, como la artritis y los problemas cardiovasculares, o mentales, como la aparición del alzhéimer y de la demencia senil. Todas estas enfermedades tienen su nacimiento cerca de los 60 años y deterioran tanto el cuerpo como la mente.

En algunos casos, pueden llegar a mezclarse con otras condiciones igual de degenerativas. En el caso del Parkinson esta corresponde a las enfermedades del tipo mental, pero no afecta las capacidades cognitivas sino el sistema motriz, ocasionando en este problema de fácil notoriedad, que afectan negativamente la vida del paciente.

En este post conocerás más sobre la enfermedad de Parkinson y también la relación existente entre alzhéimer y Parkinson.

Qué es el Parkinson

Muchas personas han escuchado hablar sobre la enfermedad de Parkinson, pero son pocas las que de verdad la conocen y saben de la manera en que surge y cómo afecta el funcionamiento del cuerpo.

La enfermedad de Parkinson, conocida también como mal de Parkinson, es una afección degenerativa del cerebro, del tipo neurodegenerativa, que en lugar de atacar las facultades cognitivas, como puede hacerlo el alzhéimer o la demencia senil, se centra en la destrucción progresiva de las sustancias que producen las dopamina.

Los síntomas de la enfermedad son generalmente la aparición de problemas para coordinar correctamente los movimientos musculares, caracterizándose por la aparición de temblores en las manos y las rodillas; se puede dar también rigidez, rostro inexpresivo, lentitud de movimientos y trastornos en la marcha. Los pacientes que padecen de la enfermedad suelen presentar una forma de caminar encorvados, con pasos cortos y bloqueos.

¿Se puede tener alzhéimer y Parkinson a la vez?

Existe una relación hasta ahora entre ambas enfermedades, por lo que puede darse un caso de Parkinson y alzhéimer a la vez. Esto se debe a que las formas en que el cerebro sufre cuando ambas enfermedades se presentan están relacionadas.

Los pacientes de Parkinson pueden desarrollar, en poco tiempo, unas placas en el cerebro que son características de aquellos pacientes que padecen de alzhéimer. Esto quiere decir que en el momento en que se da la enfermedad de Parkinson puede correrse un riesgo cada vez mayor de padecer de alzhéimer.

En algunos casos la enfermedad de Parkinson es también predecesora de la demencia senil, que es un deterioro cognitivo diferente del alzhéimer, pero que también puede aparecer junto con el Parkinson. Todo esto se debe a la afección neurodegenerativa que se padece.

En caso de padecerse de Parkinson debe consultarse de inmediato al especialista de la salud, ya que aquellos que padecen de la enfermedad han desarrollado también, por medio del tratamiento, buenos efectos para mantener apartado el alzhéimer, debido a que los riesgos de padecer la enfermedad luego de la otra ha ocasionado que los científicos mejoren los tratamientos para tratar ambas afecciones juntas.