Psicología y la incapacidad laboral

Artículo y fuentes actualizadas en: diciembre, 2019
Autor: Carlos Calderon

La incapacidad laboral es una realidad hoy en día, y muchos trabajadores pueden verse en la posición de no encontrar trabajo o de perder el suyo por alguna enfermedad. Quienes tienen mejor suerte cuentan con incapacidad laboral por enfermedad y la ayuda del gobierno, pero aun así es difícil para ellos.

Vivir con incapacidad

Entre las patologías que pueden afectar las capacidades de trabajo de los pacientes, la artritis reumatoide es de las más conocidas y severas. En algunos casos se puede trabajar con artritis reumatoide; en otros casos, debido a los dolores, la inflamación y deformación de las articulaciones son síntomas que resultan del todo imposibles de sobrellevar durante una jornada laboral promedio.

Son muchos quienes se dicen a sí mismos “tengo artritis, ¿qué hago ahora?” al pensar en que el tener esta condición es directamente un aviso de desempleo. Sin embargo esto es simplemente psicológico, ya que si se da la enfermedad, y se toma el tratamiento adecuado para paliar los síntomas, todavía se puede tener un buen tiempo de trabajo y una buena manera de continuar cumpliendo con tu deber.

Qué hacer si no consigo trabajo

En algunos casos en los que se dan estas condiciones y patologías es común que quienes la padecen se encuentren sin trabajo en algún momento, bien sea por un despido o por haber solicitado la incapacidad laboral, pero que ahora desean volver a la fuerza de trabajo.

Esto es de lo más común, porque aunque para muchos puede sonar muy bien una vida sin trabajar, la verdad es que a otros puede resultarles muy aburrido. Es por ello que tantas personas deciden continuar trabajando aún a pesar de un diagnóstico como lo es la artritis. La pregunta es “en qué puedo trabajar”.

Bien, para tomar esa decisión es bueno que te dirijas a la institución de la seguridad social de tu residencia y consultes con un abogado especializado en estos temas. El profesional podrá ofrecerte una manera de continuar trabajando a pesar de dicha incapacidad, y si es necesario podrá ayudarte a encontrar un empleo apto para las capacidades que se tienen.

Claro que antes de optar por un empleo debes poder demostrar que estás tomando en serio el tratamiento, con lo que podrás evitar accesos y problemas de la enfermedad en la medida de lo posible. Recuerda que nada es imposible y, con algo de disciplina, podrás volver a la fuerza laboral si es lo que deseas.

Sobre Carlos Calderon

carlos calderon

Criado en un pueblo a las afueras de Madrid, soy médico de familia por vocación.

Empecé este blog para documentar mis estudios de Salud Pública pero pronto, se convirtió en un referente del sector.

Recuerda consultar a tu médico. La información de este blog es meramente documental y nunca te lo tienes que tomar como datos verídicos. Siempre consulta a tu médico de cabecera antes de llegar a conclusiones con estos datos.