Consejos de frío o calor en invierno para la artritis

Cada día son más personas las afectadas por los molestos problemas que se generan en las articulaciones por culpa de la artritis. Para los que padecen esta patología es un auténtico calvario, pues los dolores articulares y la rigidez muscular no les permiten controlar como quisieran sus vidas.

No obstante, según muchos de ellos han mencionado, el auténtico dolor empieza en las temporadas de invierno, en la que el frío afecta las articulaciones con mayor fuerza, y estos pacientes dicen sentir un dolor paralizante; así como al levantarse han dicho no poder mover el cuerpo hasta que no pasa cerca de una hora y este recobra el calor y comienza a ceder.

Quédate en este post y conoce todo lo que debes saber sobre la artritis y el frío, así como algunos trucos que seguro te ayudarán a mejorar tus condiciones cuando el invierno llegue.

Lo que sucede es que el sistema inmune del cuerpo parece atacar los propios tejidos corporales, centrándose en las articulaciones propias de las manos, rodillas, codos y pies generalmente

Una vez que la enfermedad ataca estas articulaciones lo que sucede es que las mismas se hinchan de manera que puedan reaccionar contra el ataque. Esto produce el dolor en los pacientes, y además daña las membranas que recubren los huesos y las articulaciones antes mencionadas, lo que a la larga puede causar deformidad en los huesos.

Durante los climas fríos las articulaciones se encuentran en mayor rigidez, pero esto no es un problema pues al levantarse puedes generar calor y regresarlas a su punto normal. Sin embargo cuando se da la artritis este proceso es no solo más complicado, sino también más doloroso.

Artritis reumatoide frío o calor

La artritis reumatoide es quizás el tipo más fuerte de artritis, pues puede deformar los huesos con mayor facilidad que las otras. Esta es la artritis que más problemas ocasiona cuando hay frío en el ambiente, por lo que los pacientes deben cuidarse más.

Una forma de iniciar el día puede ser utilizar guantes y calcetines gruesos a la hora de dormir, lo que ayudará a mantener el calor en las zonas y permitirá que la rigidez sea menor por las mañanas.

El tomar un café o té caliente, o colocar las manos por unos segundos a una distancia prudente sobre la estufa, puede ayudar a evitar los dolores ocasionados por el frío, al aplicar calor sobre las partes doloridas.

Hacer ejercicio por las mañanas y también antes de acostarse puede ayudar a que el cuerpo se caliente de manera que se pueda descansar un poco de los dolores y la inflamación.

Utilizar ropa abrigada durante el día es una manera de paliar los síntomas del frío y evitar la molesta inflamación. El médico puede contar también con maneras y tratamientos para ayudarle a pasar el invierno, por lo que no es nunca una mala opción pasarse por el consultorio antes de iniciar la estación y los tiempos de frío.