Pedir incapacidad laboral. ¿Cómo hacerlo?

Artículo y fuentes actualizadas en: diciembre, 2019
Autor: Carlos Calderon

Como ya debes saber, la artritis es una enfermedad autoinmune, en la cual el sistema inmune del cuerpo ataca las propias células que conforman las articulaciones del mismo. Cuando se padece esta enfermedad se generan muchos problemas en la movilidad y en la continua realización de las actividades que antes se hacían de forma cotidiana.

Gracias a esta patología, y a los problemas con que viene, muchas personas han tenido que optar por pedir incapacidad laboral, ya que no pueden desempeñar sus labores debido a esta enfermedad.

Aquí conocerás todo lo que necesitas saber sobre pedir incapacidad laboral por artritis.

Los problemas causados por los distintos tipos de artritis

La artritis es una enfermedad la cual es muy difícil de sobrellevar, y es que al ser autoinmune se conoce como una enfermedad sin cura alguna, y los diversos tipos en los que puede dividirse pueden llegar a causar miedo a más de uno. Por ejemplo uno de los más comunes es la artritis psoriásica que puede causar incapacidad permanente al igual que los otros tipos. Esta en particular se da cuando hay un caso de psoriasis, y puede generar incapacidad permanente.

La artritis reumatoide es también una de las más comunes en lo que a esta enfermedad se refiere, y cerca del 90% de las personas que la padecen se ven forzadas a solicitar la incapacidad laboral por los problemas que se padecen por ella.

La artrosis en las manos también puede llevarte a la incapacidad laboral, pues todos estos tipos de enfermedad atacan el principal medio de trabajo el cuerpo: las manos. Si padeces una de estas formas de artritis o si padeces de artrosis, es probable que requieras de una jubilación anticipada y tendrás que pedir la incapacidad laboral antes de la edad de jubilación.

Pedir incapacidad laboral por artritis reumatoide

Una persona se puede jubilar por artritis reumatoide, por artritis psoriásica o por padecer de artrosis. Todas estas son enfermedades incapacitantes, por lo cual trabajar se convierte en un suplicio. Si lo que buscas es llevar a cabo la solicitud de incapacidad, aquí hay algunas cosas que tendrás que tener en cuenta.

Seguro que habrás pensado en más de una ocasión: si tengo artritis reumatoide me puedo jubilar. Bien, lo cierto es que las personas aquejadas por esta patología pueden solicitar la incapacidad, y lo primero que necesitas es una serie de informes médicos que certifiquen que padeces de esta enfermedad, y que muestren los estudios realizados con el fin de que todo esté en orden.

Los aspectos que debe evaluar dicho informe médico son: el estado actual del paciente, los tratamientos por los que ha pasado, las limitaciones que le hacen solicitar la incapacidad y la evolución que actualmente lleva la enfermedad.

Ahora, si ya has conseguido recaudar todos estos informes médicos, lo siguiente que debes hacer será buscar un abogado cuyo trabajo principal sea el de reclamación de pensiones de incapacidad ante el seguro social. Esta será una persona muy importante en tu futuro, pues de él dependerá tu reclamación ante el seguro social y el veredicto del mismo.

Lo cierto es que debes esperar también por el tratamiento, para ver cómo evoluciona la enfermedad, pues si no hay incapacidad permanente no hay motivo para solicitar la incapacidad.

Sobre Carlos Calderon

carlos calderon

Criado en un pueblo a las afueras de Madrid, soy médico de familia por vocación.

Empecé este blog para documentar mis estudios de Salud Pública pero pronto, se convirtió en un referente del sector.

Recuerda consultar a tu médico. La información de este blog es meramente documental y nunca te lo tienes que tomar como datos verídicos. Siempre consulta a tu médico de cabecera antes de llegar a conclusiones con estos datos.