El cáncer de cabeza y cuello en el día a día.

Artículo y fuentes actualizadas en: noviembre, 2019
Autor: Carlos Calderon

Deja de buscar información sobre salud en internet y entra en nuestra Revista. Encontrarás contenidos sobre cada enfermedad y experiencias de otros pacientes. Con la garantía de que nuestro equipo médico supervisa las publicaciones.

Cáncer de cabeza y cuello, una denominación que agrupa distintos tipos de cáncer. Laringe, faringe, nariz, boca y glándulas salivales.

La mayoría de los tipos de cáncer de cabeza y cuello tienen su origen en las células escamosas de la mucosa que revisten esas zonas. Cuando se diagnostica alguno de estos cánceres el tratamiento a seguir puede incluir cirugía, radioterapia, quimioterapia o una combinación, depende de la zona y estadio de la enfermedad.

Puedes tener una enfermedad, cuidar de otra persona o simplemente tener interés. Si convives de una forma u otra con la enfermedad, por fin tienes un lugar para ti.

Si tienes un diagnóstico, síntomas o antecedentes de una enfermedad, por fin tienes un lugar en el que apoyarte.

La enfermedad no solo afecta a quienes la tienen. Los familiares más cercanos y los cuidadores también tienen mucho que decir.

Puedes ser un amigo, un compañero de trabajo o un profesional de la salud. Si en tu entorno está presente la enfermedad, siempre puedes ayudar.

Además de cáncer de cabeza y cuello, también encontrarás:

Alergias, alzhéimer, artritis, cáncer de ovario, cáncer de piel, celiaquía, depresión, dermatitis atópica, diabetes, epilepsia, esquizofrenia, fibrilación auricular, hepatitis, infertilidad, leucemia mieloide crónica, obesidad, psoriasis, trasplantes, trastorno bipolar, VIH, VPH.

Sobre Carlos Calderon

carlos calderon

Criado en un pueblo a las afueras de Madrid, soy médico de familia por vocación.

Empecé este blog para documentar mis estudios de Salud Pública pero pronto, se convirtió en un referente del sector.

Recuerda consultar a tu médico. La información de este blog es meramente documental y nunca te lo tienes que tomar como datos verídicos. Siempre consulta a tu médico de cabecera antes de llegar a conclusiones con estos datos.