El sol produce vitamina D y melanoma

Artículo y fuentes actualizadas en: noviembre, 2019
Autor: Carlos Calderon

Para mantener la piel en condiciones óptimas se debe de tomar ciertas vitaminas para que esta se encuentre en la mejor forma posible. Sin embargo, estas vitaminas vienen de una fuente que puede ser un arma de doble filo: la luz del sol.

La luz del sol, o más concretamente los rayos ultravioletas, es de los agentes más peligrosos que existen para la piel, pues estos pueden traer la aparición de cánceres conocidos como melanomas, que atacan las células de la piel ocasionando estragos en las mismas.

El melanoma

El melanoma es conocido como el tipo de cáncer cutáneo más peligroso que existe. Este tipo de cáncer afecta  las células de la piel, ocasionando que estas se atrofien de manera irreversible, y que también se extienda la condición por diversos puntos de la piel; sin embargo la enfermedad en un principio suele quedarse en puntos cercanos al que apareció por primera vez.

El melanoma surge de la exposición prolongada y sin ningún tipo de protección al sol y a los rayos UV del mismo. Esta exposición ocasiona que los agentes hallados en los rayos UVA y UVB dañen las células cutáneas conocidas como melanocitos, que son las que dan el color a la piel.

Cuando estas células comienzan a dañarse se da la aparición de lunares nuevos que se conocen como nevos displásicos, que son lunares más parecidos a bultos de colores oscuros sobre la piel, son rugosos y resecos en la mayoría de los casos y en ciertas ocasiones pueden ser dolorosos de tocar.

Es por ello que la cantidad de luz del sol que se toma al día debe ser controlada; pero en caso de no poder controlar la cantidad de luz del sol a la que se expondrá, siempre debe usar protector solar con un buen factor de protección, para que la piel absorba las vitaminas, más no los rayos dañinos.

La vitamina D

La vitamina D es muy importante para el cuerpo, pues juega un papel esencial en la formación de lo que son los huesos y de los dientes. Además de esto tiene que ver con la obtención de calcio a nivel intestinal y óseo. Es precisamente con la ayuda de esta vitamina que pueden evitarse enfermedades como lo son la osteoporosis y el raquitismo.

Además y aunque suene irónico, la vitamina D que se toma directamente del sol es uno de los más potentes inhibidores existentes del cáncer, evitando que proliferen las células cancerígenas a nivel corporal. Si bien el sol puede incrementar el riesgo de melanoma, reduce los riesgos de padecer de cáncer de colon, de mama, de ovario y de próstata.

Esto quiere decir que el evitar la exposición al sol a toda costa es también una decisión que no debe tomarse. Después de todo si se toman las precauciones correctas puede tomarse la vitamina D. Lo cierto es que en días nublados la vitamina, aunque es menor a la cantidad común puede encontrarse también en el ambiente.

Si necesitas tomar el sol lo recomendable es que no se haga por más de una hora al día, y si se dará una exposición prolongada es importante que se tomen precauciones, como puede ser un sombrero y protector solar.  Si se toman las precauciones debidas es seguro que no habrá problemas con esta vitamina o con el melanoma.

Sobre Carlos Calderon

carlos calderon

Criado en un pueblo a las afueras de Madrid, soy médico de familia por vocación.

Empecé este blog para documentar mis estudios de Salud Pública pero pronto, se convirtió en un referente del sector.

Recuerda consultar a tu médico. La información de este blog es meramente documental y nunca te lo tienes que tomar como datos verídicos. Siempre consulta a tu médico de cabecera antes de llegar a conclusiones con estos datos.