Bebé celiaco. ¿Cuales son los síntomas y que hacer?

Artículo y fuentes actualizadas en: noviembre, 2019
Autor: Carlos Calderon

La celiaquía o enfermedad celíaca como también se le conoce, es una afección autoinmune que se da primeramente en el intestino, pero que además de eso puede llegar a dañar cualquier tejido u órgano corporal.

Anteriormente se creía que era simplemente una intolerancia, como lo puede ser la intolerancia a los lácteos, y que era una condición meramente alimentaria, pero hoy en día se sabe que es una enfermedad sistémica que afecta a las personas cuando se consumen productos con gluten (trigo, avena, cebada, centeno y productos derivados).

Lo que sucede cuando se consumen estos productos es que los anticuerpos que surgen derivados del gluten pueden comenzar a dañar otros órganos del cuerpo, iniciando por los intestinos, que es lo que se manifiesta en los fuertes dolores abdominales y en muchos casos diarrea.  

El único tratamiento conocido disponible para la enfermedad consiste en una estricta dieta sin gluten de por vida, cuyo cumplimiento reduce o elimina los síntomas dela enfermedad y ayuda a evitar enfermedades posteriores relacionadas.

Bebé celíaco: síntomas

¿Cómo saber si un bebé es celíaco?. La celiaquía puede darse en el infante desde su nacimiento o puede surgir una vez que este está mayor. Sin embargo lo cierto es que se inicia desde el nacimiento, aunque los síntomas pueden aparecer más adelante, ya que se da debido a una predisposición genética.

Esta enfermedad produce síntomas como diarrea, flatulencia excesiva, cansancio, pérdida de peso y durante la infancia es común que se dé un crecimiento deficiente o un retraso de crecimiento en los niños.

Los síntomas de bebés celíacos y niños celíacos pueden incluir las siguientes afecciones:

  • Diarrea crónica o estreñimiento
  • Pérdida de peso, a pesar de tener buen apetito
  • Anemia
  • Dolores abdominales
  • Hinchazón abdominal
  • Sensación de hormigueo y adormecimiento en las piernas
  • Calambres musculares
  • Gases y cólicos intestinales
  • Retraso en el crecimiento
  • Heces malolientes y pálidas
  • Erupción dolorosa en la piel
  • Defectos en el esmalte dental
  • Fatiga o falta de energía
  • Dolor en huesos y articulaciones

Lo importante es saber que estos mismos síntomas pueden estar relacionados con otras enfermedades, por lo que si quieres saber si tu bebé o tu hijo la padecen lo mejor es llevar a cabo análisis profundos con la aparición de uno o más de estos síntomas, sobre todo si estos se dan una vez que el niño ha ingerido algún alimento con gluten.

En el caso de los más pequeños los síntomas pueden manifestarse cuando ingieren las papillas, puesto que muchas de estas cuentan con gluten. Los niños suelen estar más irritables, se produce una pérdida de peso y en muchos casos presentan unos brazos y piernas finos y una barriguita muy abultada.

Sobre Carlos Calderon

carlos calderon

Criado en un pueblo a las afueras de Madrid, soy médico de familia por vocación.

Empecé este blog para documentar mis estudios de Salud Pública pero pronto, se convirtió en un referente del sector.

Recuerda consultar a tu médico. La información de este blog es meramente documental y nunca te lo tienes que tomar como datos verídicos. Siempre consulta a tu médico de cabecera antes de llegar a conclusiones con estos datos.