Depr_bienestar_es-es_b_700x466_depresion-vida-sexual_istock_treev

Depresión y vida sexual: 5 consejos para mejorarla

Falta de apetito sexual, anorgasmia, disfunción eréctil. Así afecta la depresión a la vida sexual y esto es lo que puede ayudarte a mejorar.

Con más frecuencia de la que nos gustaría, las enfermedades mentales suelen ocasionar problemas en el ámbito de la vida sexual. La depresión es una de las condiciones que más a menudo se relaciona con trastornos sexuales, principalmente con la falta de apetito, de deseo sexual. Por si esto fuera poco, la cosa se pone todavía más fea para un tercio de estos pacientes, quienes llegan a experimentar trastornos de índole más grave como la disfunción eréctil y la anorgasmia (incapacidad para disfrutar orgasmos) en el hombre, y el coito doloroso, conocido como dispareunia, y la anorgasmia una vez más en la mujer.

El papel de los antidepresivos

En la actualidad se sabe que existe un nexo entre el consumo de fármacos antidepresivos y el menoscabo en la capacidad sexual. La disfunción eréctil, por ejemplo, afecta a entre un 18 y un 35% de las personas con depresión y aumenta hasta un 90% en los casos de depresiones muy graves, debiéndose esto no solo a la propia enfermedad, sino también a los efectos secundarios de los psicofármacos. En este sentido, se sabe que tanto los ISRS, como la clomipramina, la velanfaxina y la risperidona pueden ocasionar trastornos sexuales, lo cual provoca comportamientos tan peligrosos como el abandono del tratamiento.

5 consejos que pueden serte de ayuda

Si padeces depresión y estás observando cómo tu vida sexual se estña resintiendo irremediablemente, te interesa leer estos consejos:

- Comunícate. Una buena comunicación es fundamental para proteger cualquier aspecto de la vida en pareja, incluida la vida sexual. Explica cómo te sientes, confía en tu pareja, y de esta forma derribareis barreras que podrían complicar vuestra relación.

- No dejes el tratamiento por tu cuenta. El hecho de que algunos tratamientos farmacológicos para la depresión ocasionen trastornos sexuales hace que muchas personas decidan abandonar el tratamiento por su cuenta y riesgo. Ni que decir tiene que esto es muy peligroso y que bajo ningún concepto debe hacerse. Si experimentas cualquier problema derivado de tu medicación, ponlo en conocimiento de tu psiquiatra y juntos encontraréis una solución.

- Incorpora buenos hábitos a tu vida. Descansa correctamente, haz ejercicio físico de forma regular, sigue una dieta equilibrada. El cansancio y el estrés son dos grandes enemigos del deseo sexual que, sumados a tu enfermedad, pueden destruir por completo tu esfera más íntima. Por eso, es importante que incorpores rutinas que favorezcan el relajamiento y el deseo sexual.

- Busca la ayuda de un terapeuta. Un especialista en la materia puede ayudaros a encontrar los recursos más adecuados y de mayor ayuda en vuestra situación. Sumada a la perspectiva ofrecida por tu psiquiatra, la ayuda de un psicólogo o sexólogo puede ser clave para descubrir y subsanar ciertas problemáticas que podrían no encontrarse muy a la luz.

- Evita hablar solo de la depresión. Sabemos que atraviesas un duro trance y que no es tan sencillo obviar que te encuentras realmente mal. No se trata de eso. De lo que se trata es de que, en la medida de lo posible, evites hablar únicamente de este asunto con tu pareja. No es fácil, somos conscientes, pero distraerte un poco y centrar las conversaciones en temas más positivos también puede favorecer vuestra vida sexual. 

Depresión, Bienestar, Síntomas, Diagnóstico, Medicación, Vida social, Pareja, Aspectos psicológicos

Autor: Purificación Salgado, Periodista

Última modificación: 30 enero 2017

© People Who Global, iStock.com, treev

Suscribirme a la Revista