Depresión y síntomas físicos

Artículo y fuentes actualizadas en: noviembre, 2019
Autor: Carlos Calderon

La depresión es una enfermedad psicológica que altera el estado emocional del individuo, causando en él una sensación de tristeza e infelicidad para la cual no encuentra consuelo, además de la pérdida total del interés por cualquier actividad social. A esta alteración también se le conoce como “Trastorno depresivo mayor” o “depresión clínica” y la misma afecta a la persona mental y físicamente ocasionando serios problemas en su comportamiento, los cuales pueden ser transitorios o tornarse permanentes.

Según los expertos, el cuadro clínico de la depresión está caracterizado principalmente por  sentimientos de melancolía, abatimientos, frustración y culpa, viéndose afectado especialmente el núcleo afectivo, ésta puede presentarse en personas de cualquier edad, adolescentes, jóvenes y adultos y es un estado que excede el sufrimiento normal.  

La depresión puede ser causada por múltiples factores, entre ellos los genéticos y psicosociales, siendo este último el de mayor riesgo para desarrollar el trastorno depresivo, entre estos el estrés, el miedo, la negatividad, las decepciones amorosas, accidentes, violaciones, pérdida de un ser querido, trastornos de personalidad, factores económicos, alcoholismo, adicciones o enfermedades terminales pueden ser agentes que aceleran los cuadros depresivos.

Síntomas de la depresión

Cuando la etapa depresiva está iniciando la persona suele presentar un aumento en sus niveles de ansiedad y ciertas fobias, sin embargo cuando se trata de casos de depresión mayor el individuo experimenta ataques de pánico y trastornos maníaco depresivos. Entre los síntomas físicos más frecuentes de la depresión se encuentran:

-En el estado de ánimo: la persona manifiesta irritabilidad, tristeza, perturbación y desesperanza.

-Apatía y pérdida de interés por cualquier actividad social, incluso pérdida de la libido sexual.

-Fatiga permanente.

-Trastornos en el apetito, ya sea por inapetencia o comer en exceso.

-Trastornos del sueño, insomnio o hipersomnio, (periodos de sueño excesivos).

-Falta de concentración.

-Baja autoestima

-Trastornos gastrointestinales.

– Pensamientos suicidas.

Cuando la depresión está acompañada de ansiedad suele tener otros signos que igualmente nos afectan físicamente, algunos de ellos son:  

  -Sensación de tensión interna.

-Tensión cervical.

-Jaqueca, cefaleas y dolores de espalda crónicos que no mejoran con tratamiento.

-Problemas para respirar.

-Palpitaciones aceleradas y sudoración excesiva.

-Problemas cardíacos.

-Mareos constantes.

-Dolores en el abdomen.

-Ataques de pánico.

-Pensamientos suicidas.

Si has sentido varios de estos síntomas es recomendable que busques asistencia temprana  por parte de un profesional de la psicología o la psiquiatría para realizarte una evaluación extensa que incluya tu historia médica, síntomas, tiempo de duración de estos y complejidad de los mismo. Es prioritario detectar las causas de la depresión de manera temprana para evitar el avance excesivo del cuadro clínico. De ser así, se puede conseguir la recuperación total del paciente o una notable mejoría en los síntomas y estado de la persona.        

En cuanto a los tratamiento, existe una gran variedad de fármacos antidepresivos eficaces para tratar este trastorno pero estos deben ser administrado bajo la supervisión del médico tratante. La psicoterapia es otra de las aliadas para tratar de forma definitiva la depresión, solo que estas requieren de un período de mediano a largo plazo.

Sobre Carlos Calderon

carlos calderon

Criado en un pueblo a las afueras de Madrid, soy médico de familia por vocación.

Empecé este blog para documentar mis estudios de Salud Pública pero pronto, se convirtió en un referente del sector.

Recuerda consultar a tu médico. La información de este blog es meramente documental y nunca te lo tienes que tomar como datos verídicos. Siempre consulta a tu médico de cabecera antes de llegar a conclusiones con estos datos.