Ponte en mi lugar. ¿CóMO decir que tengo depresión?

Artículo y fuentes actualizadas en: noviembre, 2019
Autor: Carlos Calderon

En la actualidad, las estadísticas demuestran que en España, alrededor del 9 por ciento de la población ha sido diagnosticada con alguna enfermedad mental. Ante esta situación, se han diseñado infinidad de campañas destinadas a combatir la escasez de recursos y el desconocimiento que existe en torno a la condición de los pacientes que a diario, son marginados en una sociedad indiferente a este sector de la salud.

Ciertamente, no es sencillo lidiar con un cuadro depresivo, ya que en ocasiones, la situación se complica y requiere de ayuda profesional, más si la persona se siente muy triste, angustiada y decaída. De hecho, hay quienes han llegado a pensar en el suicidio porque no encuentran la salida y sienten que nada mejora.

Cómo decir que tengo depresión, tampoco es nada fácil, sin embargo, recuerda que por más pruebas que te ponga la vida, siempre hay una esperanza y una razón para salir adelante. Quienes sufren de depresión, al verse envueltos en el dolor y en la angustia, olvidan que tienen una alternativa, que es pedir ayuda y acudiendo a las personas indicadas, pueden tener acceso a valiosas herramientas que les hará sentirse mucho mejor.

¿Qué puedes hacer?

Sin duda alguna, acudir a orientación profesional. En esta medida, puedes someterte a una terapia psicológica que se adapte a tus condiciones, de modo que puedas apropiarte de una serie de recursos que te permitirán cambiar de actitud. Evidentemente, no es algo que puedas lograr de un día para otro, pero la constancia y la dedicación que tengas para superar esta etapa, te permitirán continuar, en función de reforzar tu autoestima y vivir tu proceso.

A veces, quienes atraviesan por una depresión, necesitan refuerzo con la medicación. La clave acá, radica en que se administren los fármacos de forma correcta, de modo que se conviertan en una ayuda adicional que libera las endorfinas necesarias en el cerebro, a fin de que el paciente sienta mejoría, pero sin ningún tipo de dependencia.

Mantén una actitud positiva

Al dar el primer paso recuerda que la actitud lo es todo, así que deberás poner de tu parte y mantener el optimismo, piensa en ti, en el amor propio y en tu autoestima. Paulatinamente, puedes ir retomando tus actividades cotidianas, sal de tu casa, involúcrate en eventos sociales, relaciónate de nuevo con tu entorno, ocupa tu mente y evita los pensamientos negativos.

Inclusive, puedes establecer metas y objetivos diarios para alcanzar. No olvides el tiempo de introspección, medita, reflexiona y analiza todo lo que estás sintiendo, trata de conocerte un poco más, lee sobre inteligencia emocional y aprende a canalizar tus emociones, sobre todo la soledad, la angustia y la tristeza. Cuando aprendas a dominar tus reacciones, tendrás parte del camino ganado, pues evitarás pasar por momentos desagradables.

En materia de psicología, hay una serie de prácticas que también te ayudarán y tienen que ver con el hecho de evadir la negatividad y los pensamientos tóxicos que sin avisar, irrumpen en tu mente. Una vez que los identifiques, sabrás cómo hacerlos a un lado y sustituirlos por pensamientos positivos. Cuando trabajes en tu autoestima, te será más fácil superar la depresión y darte el lugar que te mereces.

Así mismo, practica la asertividad, es decir, la habilidad para defenderte y marcar posición sin agredir a los demás, rechazando las imposiciones del entorno. Bajo la concepción de depresión, ponte en mi lugar, aprende a decir “no” cuando debas hacerlo y valora tu ser ante el abuso de los demás.

Cómo saber si tienes una enfermedad mental, depende de los síntomas que estés experimentando y de su nivel de intensidad. Por ello, es importante dedicarle tiempo al diagnóstico y apoyarse en los especialistas para que tomes el tratamiento indicado. La Asociación Estadounidense de Psiquiatría publicó un Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, el cual sirve de guía para identificar los diferentes trastornos.

Sobre Carlos Calderon

carlos calderon

Criado en un pueblo a las afueras de Madrid, soy médico de familia por vocación.

Empecé este blog para documentar mis estudios de Salud Pública pero pronto, se convirtió en un referente del sector.

Recuerda consultar a tu médico. La información de este blog es meramente documental y nunca te lo tienes que tomar como datos verídicos. Siempre consulta a tu médico de cabecera antes de llegar a conclusiones con estos datos.