Regalos para diabéticos, las mejores ideas

Artículo y fuentes actualizadas en: noviembre, 2019
Autor: Carlos Calderon

Los mejores obsequios son aquellos que hacen sentir bien a alguien. Si además son de utilidad, ¡genial!  Son muchos los regalos para diabéticos que pueden cumplir ambas funciones: agradar y ayudar. A continuación te damos una lista con ideas que van de lo sencillo a lo complejo, para  que destaques en esas épocas en las que todos esperan su cajita con un lazo.

¿Qué regalar a un diabético?

La tecnología siempre será bien recibida. Son regalos que emocionan y que, en el caso de los diabéticos, pueden contribuir sustancialmente a mejorar su calidad de vida.

Un clásico ejemplo es el sistema de control de glucosa. Hay distintos modelos y marcas, pero todos eliminan los habituales pinchazos. Algunos revelan los datos de glucosa en sangre en tiempo real, poseen alertas sobre la disminución o aumento de los valores, entre otros beneficios.

Se llevan en la muñeca y proporcionan una medición permanente y segura, que contribuye a aumentar la expectativa de vida de estos pacientes. Algunos te informan cuándo te pusiste la insulina, qué cantidad y qué tipo, gracias a aplicaciones en el móvil que facilitan enormemente los controles.

Pinchazos sin dolor

Cuando no sabes qué regalar a un diabético, evaluar las opciones de pinchadores indoloros es una buena opción. Una persona con diabetes debe pincharse unas tres veces al día para medir la glucosa, a la par de inyectarse insulina de manera periódica.

Si eliminamos el dolor de esas agujetas mejoraremos la calidad de vida de quienes padecen la enfermedad, en especial si son niños.

Cremas para las yemas de los dedos

Podemos acompañar este ideal regalo para diabéticos con una crema que prevenga o sirva de tratamiento para las lesiones en la yema de los dedos. Algunas tienen efectos calmantes para aliviar el daño producto de los repetidos pinchazos.  Es ideal para quienes practican deportes intensos, ya que los controles de glucosa deben intensificarse.

Accesorios y complementos

Para guardar todos los implementos que necesita una persona con diabetes, un excelente regalo es la bolsa bandolera o estuches isotérmicos.  En ellas puede guardar agujas, gel, glucómetro, las plumas de insulina o hasta caramelos. Los hay con varios compartimientos, piezas elásticas para lectores de glucosa o plumas, distintos diseños, pero siempre ajustados a tus necesidades.

Carcasas y protectores de pantalla para glucómetros

Las carcasas que protegen los glucómetros son un regalo de gran valor para los diabéticos. Estas fundas las hay de silicona o más duras, pero todas son muy cómodas. Se venden en distintos modelos y colores.

Los protectores de pantalla del glucómetro son un excelente regalo para diabéticos. Además de resguardarla de rayones, disminuyen el reflejo de la luz y favorecen una visión nítida de las mediciones. Algunos tienen capas antihuellas, protección contra la suciedad y facilitan su limpieza. Poseen capas adhesivas que las hacen fáciles de montar y evitan las burbujas de aire.

Fundas de neopreno y silicón

Para los diabéticos amantes del deporte las fundas protectoras de neopreno son ideales. Además de duraderas y seguras, están diseñadas para facilitar la verificación del glucómetro sin necesidad de abrir compartimientos. En especial los ciclistas tendrán en ellas excelentes aliados.

Las fundas de silicona para bombas tienen atractivos diseños que gustarán a los más pequeños.  Se fijan al cinturón del niño y le darán un toque muy divertido.

Con estos útiles y atractivos regalos para diabéticos no solo les harás sonreír. También le ayudarás a mejorar su calidad de vida y a incrementar sus expectativas positivas.

Sobre Carlos Calderon

carlos calderon

Criado en un pueblo a las afueras de Madrid, soy médico de familia por vocación.

Empecé este blog para documentar mis estudios de Salud Pública pero pronto, se convirtió en un referente del sector.

Recuerda consultar a tu médico. La información de este blog es meramente documental y nunca te lo tienes que tomar como datos verídicos. Siempre consulta a tu médico de cabecera antes de llegar a conclusiones con estos datos.