La enfermedad mental en España: cifras para reflexionar

Las enfermedades mentales hoy en día son más comunes en la sociedad, aunque muchos desconozcan de qué manera se manifiestan. Al alterar el desarrollo cognitivo, provocan alteraciones en el comportamiento que interfieren en las actividades cotidianas, afectando incluso, la autonomía de quien las padece.

Según datos revelados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de cada 10 personas, 1 tiene alguna enfermedad mental, cifra que tiende a incrementarse en Europa. Ante esta realidad, es oportuno desmontar todos los mitos existentes, pues el desconocimiento relaciona estos trastornos con la agresividad y con las conductas violentas, cuando no hay un aval científico ante tal afirmación y quienes han sido diagnosticados, reciben tratamiento regularmente.

En cuanto a las estadísticas de enfermedades mentales en España, un porcentaje aproximado del 40 por ciento son de tipo crónico, por lo cual constituyen la principal causa de discapacidad en la región. Lo cierto es que con los diagnósticos oportunos y el monitoreo de los pacientes, se ha logrado mejorar su calidad de vida, evitando la aparición de los síntomas y los efectos no deseados.

En los centros de atención primaria, son muy comunes los trastornos depresivos y de ansiedad, que básicamente, implican ausentismo laboral, mucho más que si se tratara de una enfermedad neurológica, oncológica o cardiovascular. Más allá de un simple fármaco, la psicoterapia es vital para infundir mejoras, pues estos síntomas no deben subestimarse.

Las enfermedades mentales graves están encabezadas por el trastorno bipolar, la esquizofrenia, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastorno obsesivo compulsivo y el estrés postraumático, cuyos síntomas suelen agravarse en la adolescencia y en la madurez, hasta el punto de tornarse crónicas.

Los jóvenes son los más afectados

Entre las principales causas de estas patologías en los jóvenes, se encuentra la discriminación social, el uso excesivo de la tecnología, el acoso escolar, la violencia, el abuso sexual y las adicciones. Y es que de acuerdo con el último registro de salud mental, el 30 por ciento de los jóvenes se ha visto afectado y la mayoría de ellos se cohíbe al momento de buscar ayuda.

Como parte de la prevención, los especialistas sostienen que es muy importante elevar la calidad educativa en todas las instituciones, fomentando la inclusión para evitar el deterioro mental de la población. Concibiendo una verdadera lucha contra el estigma y la discriminación, los psiquiatras consideran que es necesario el apoyo del entorno para comprender a estas personas que pasan por situaciones difíciles y que a simple vista, se desconoce que sean víctimas de algún trastorno mental.

En los casos de pacientes que experimentan varias patologías al mismo tiempo, el asunto empeora y requiere de un tratamiento oportuno, pues las bajas en el rendimiento académico y laboral no se hacen esperar, seguido de situaciones delicadas que conllevan al suicidio.La inversión en políticas sanitarias continúa siendo todo un desafío, pues el área de psiquiatría de los principales centros asistenciales requiere que se les otorgue la misma prioridad que otras patologías quirúrgicas. De igual modo, es necesario enfrentar el déficit de profesionales, ante la prevalencia de la enfermedad mental en España, cifras para reflexionar. Según la Encuesta Nacional de Salud y Bienestar, aplicada en el 2018, la prevalencia se sitúa con mayor énfasis en las mujeres mayores de 55 años de edad.