La enfermedad mental en España: cifras para reflexionar

La enfermedad mental es un problema de salud importante en todo el mundo, y también lo es en nuestro país. Así lo demuestras estas cifras.

Las enfermedades mentales son alteraciones del desarrollo cognitivo o trastornos de la conducta  que pueden afectar seriamente a la autonomía personal y al desempeño cotidiano de las actividades diarias. Frente a lo que suele pensarse – y es que existe una percepción distorsionada de la enfermedad en nuestro país -, su presencia en la sociedad es mucho más frecuente de lo que creemos. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud, uno de cada cuatro ciudadanos tendrá que enfrentarse a algún tipo de enfermedad mental a lo largo de su vida (y esta cifra aumentará especialmente en Europa y en los países más desarrollados y longevos). Además, actualmente ya en España más del 9% de la población convive con algún tipo de enfermedad mental y se espera que esta cifra aumente. De este modo, a medida que la esperanza de vida aumente, la incidencia de determinados tipos de enfermedades mentales se incrementará significativamente en un futuro cercano.

Las enfermedades mentales graves como la esquizofrenia, el trastorno bipolar o los trastornos de la personalidad tienen en común el hecho de que suelen aparecer al final de la adolescencia o a comienzos de la etapa adulta y que se caracterizan por ser crónicas (duración de más de dos años). Frente a uno de los mitos más extendidos que asocia los trastornos mentales graves con acciones violentas o conductas agresivas, no existe evidencia científica que asocie este tipo de actos con personas que toman la medicación prescrita con regularidad (de hecho, el índice de delitos cometidos por personas con trastorno mental grave que toman normalmente su medicación es más bajo que el de la población general). Las enfermedades mentales ya suponen más del 40% de las enfermedades crónicas diagnosticadas en España y además son la mayor causa de discapacidad. Por otro lado, las estimaciones apuntan a que en los próximos años, un 1% de la población nacional desarrollará alguna forma de esquizofrenia durante su vida y que es posible que estas cifras aumenten.

La buena noticia es que, afortunadamente hoy en día, gracias al seguimiento de los tratamientos adecuados, el control médico y el apoyo de terapias psicosociales, se pueden mitigar y controlar muchos de los efectos adversos e incluso llegar a neutralizarlos.

En cuanto a la situación de los profesionales y los recursos destinados a la atención especializada, actualmente España dispone de 6 psiquiatras por cada 100.000 habitantes. Según órganos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud, estas cifras pueden parecer insuficientes para afrontar los nuevos retos que se plantean (especialmente a partir del desafío que supone el envejecimiento generalizado de la población), por lo que parece evidente que se tendrán que realizar más esfuerzos de inversión pública.

EsquizofreniaDiagnósticoDiagnósticoAspectos psicológicosDatos estadísticosProfesionales de la saludSanidad pública

Autor: Héctor Puente, Sociólogo

Última modificación: 10 febrero 2015