Arritmias en la infancia. Tipos y como detectarla

Artículo y fuentes actualizadas en: noviembre, 2019
Autor: Carlos Calderon

Por arritmia se conoce cualquier irregularidad en los latidos del corazón, se detecta cuando late muy rápido y no mantiene la uniformidad. También sucede cuando late muy despacio, hay casos donde se salta un latido o donde se extienden más de lo normal. Esta enfermedad puede ser congénita o generada por algunos medicamentos o agentes externos que desencadenan infecciones y fiebre.

Muchos niños presentan alteraciones en el ritmo cardiaco cuando juegan o lloran, por ello es necesario monitorear la situación. Mientras algunas arritmias no representan peligro alguno, hay casos que se tornan serios y pueden llevar a la muerte. Bien sea por taquicardia en niños o bradicardia, la distribución del flujo sanguíneo a otras partes del cuerpo puede verse afectado, pues la capacidad del corazón para bombear la sangre es deficiente, esto puede influir en el funcionamiento de otros órganos como el hígado, el cerebro y los riñones.

Lo normal es que al bombear la sangre, el corazón emita estímulos eléctricos desde los nervios en sus paredes, desde el extremo superior al inferior. La señal se va propagando a las células y va estimulando las aurículas izquierda y derecha, generando ligeras contracciones para continuar bombeando sangre a los ventrículos. Esta corriente se expande hasta amplificar la señal en los pulmones y en el resto del organismo. Cuando el proceso no se da de esta manera, se detecta un ritmo irregular y aparecen las arritmias.

Tipología

Hay muchos tipos de arritmia cardiaca en niños, por lo general, se dividen en tres categorías: las supraventriculares, ventriculares y las bradiarritmias. En la infancia, las arritmias auriculares presentan contracciones auriculares que son prematuras o extrasístoles en niños, caracterizadas por latidos que inician en la aurícula. También están la taquicardia supraventricular, la reentrada del nódulo, la fibrilación auricular, el aleteo y el Síndrome de Wolff-Parkinson-White.

En la categoría de arritmia ventricular en los niños, están las contracciones ventriculares prematuras, la taquicardia ventricular –suele ser mortal- y la fibrilación ventricular. Cuando los latidos son lentos puede haber disfunción del nódulo sinusal y bloqueo del corazón.

Para detectar esta patología debes ponerle mucha atención a los síntomas, puedes todo depende de la edad y de la madurez del niño. Si son mayores pueden sentir mareos o latidos fuertes, mientras que los más pequeños pueden tornarse pálidos, irritables y con pérdida del apetito. Otros de los síntomas son cansancio debilidad, desmayos, dolor en el pecho, sudoración y pausas entre los latidos.

Lo más prudente es que el niño sea valorado por un especialista, quien elaborará su historial y le hará una valoración física, seguido de exámenes de sangre, electrocardiogramas, pruebas electrofisiológicas o prueba de la mesa basculante. De acuerdo con el resultado, puede ser remitido a un cardiólogo infantil.

Hay casos en que no se amerita tratamiento, pero en otros se recomienda el suministro de medicamentos, terapias como el cateterismo cardiaco (ablación por radiofrecuencia) y la cardioversión, que sirve para normalizar los latidos con shocks eléctricos. Así mismo, hay quienes indican el uso de marcapasos, desfibriladores implantables y la cirugía, para evitar que la señal del corazón se siga propagando de forma desorganizada.

Sobre Carlos Calderon

carlos calderon

Criado en un pueblo a las afueras de Madrid, soy médico de familia por vocación.

Empecé este blog para documentar mis estudios de Salud Pública pero pronto, se convirtió en un referente del sector.

Recuerda consultar a tu médico. La información de este blog es meramente documental y nunca te lo tienes que tomar como datos verídicos. Siempre consulta a tu médico de cabecera antes de llegar a conclusiones con estos datos.