×

Aviso de cookiesNuestra web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si sigues navegando en Personas Que aceptas nuestra política de cookies.

La hepatitis en el día a día.

Una plataforma para gestionar la hepatitis y mejorar tu calidad de vida.

2 3 4
1 2 3 1 Imagen_mano_l Imagen_mano_m_s

Crea gratis tu cuenta y comienza a gestionar la enfermedad.

Todo lo que necesitas en un único lugar. 3 servicios para convivir un poco mejor con la hepatitis.

Comunidad

Conoce y habla con personas que conviven con la hepatitis. Encuentra a personas, grupos y organizaciones con las que comenzar una conversación o participa en los temas de debate. Siempre de una forma segura y anónima.

Control

Lleva un registro de los síntomas, la medicación o los resultados de tus análisis. Registra los datos sobre la enfermedad cada día y lleva un seguimiento de ella. Podrás imprimir un informe y llevarlo a tu próxima cita con el médico.

Revista

Deja de buscar información sobre salud en internet y entra en nuestra Revista. Encontrarás contenidos sobre la hepatitis y experiencias de otros pacientes. Con la garantía de que nuestro equipo médico supervisa las publicaciones.

La hepatitis C se diagnostica con un análisis de sangre. Detectarla a tiempo es esencial para tratarla correctamente.

Comparte este vídeo y ayuda a que se conozca mejor la enfermedad.

El virus de la hepatitis C se descubrió demasiado tarde, a finales de los años 80. Como consecuencia de este desconocimiento se produjeron contagios por vía sanguínea, incluso en intervenciones quirúrgicas o transfusiones de sangre. Hoy este peligro no existe porque la comunidad médica ha creado los protocolos adecuados para evitarlo. Si crees que has podido contagiarte en algún momento, solicita a tu médico la prueba de la hepatitis C.

Puedes tener hepatitis, cuidar de otra persona o simplemente tener interés. Si convives de una forma u otra con la enfermedad, por fin tienes un lugar para ti.

Si tienes un diagnóstico, síntomas o antecedentes de una enfermedad, por fin tienes un lugar en el que apoyarte.

La enfermedad no solo afecta a quienes la tienen. Los familiares más cercanos y los cuidadores también tienen mucho que decir.

Puedes ser un amigo, un compañero de trabajo o un profesional de la salud. Si en tu entorno está presente la enfermedad, siempre puedes ayudar.

Además de hepatitis, también encontrarás:

Alergias, alzhéimer, artritis, cáncer de cabeza y cuello, cáncer de ovario, cáncer de piel, celiaquía, depresión, dermatitis atópica, diabetes, epilepsia, esquizofrenia, fibrilación auricular, infertilidad, leucemia mieloide crónica, obesidad, psoriasis, trasplantes, trastorno bipolar, VIH, VPH.