Extracción de la médula en la leucemia

La médula ósea es el punto del cuerpo en que se produce la sangre. No es el único que se conoce, pero sí de los más importantes. Una vez que la sangre es producida es el corazón el que se encarga de bombearla por el cuerpo. Esta sangre cuenta con una buena cantidad de células que la conforman, y que funcionan como elemento importante para el cuerpo, como las plaquetas y los glóbulos rojos.

Cuando se da la leucemia las células pierden la capacidad de madurar, y ya no pueden combatir infecciones como lo hacían antes. Cuando esto sucede, y en ciertos casos, es necesaria una extracción de médula ósea con el fin de investigar lo que pueda estar pasando. Si quieres saber más sobre este proceso entonces debes seguir leyendo.

Qué es la leucemia

La leucemia es un trastorno de la sangre en el que las células que la conforman, que anteriormente tenían la capacidad de trabajar correctamente, al ser células maduras y completamente formadas, ahora no pueden llevar a cabo sus tareas, pues en esta anomalía comienzan a madurar de formas extrañas, en algunos casos se quedan sin madurar y en otros lo hacen tan rápido que mueren. Es por ello que la leucemia es conocida por el nombre de cáncer en la sangre.

Cuando esta enfermedad se da es muy probable que se necesiten llevar a cabo ciertos exámenes y estudios que permitan definir qué tipo de leucemia es, puesto que existen varios tipos conocidos, como la leucemia mieloide crónica y la leucemia de tipo agudo. Es en estos casos en los que puede ser necesaria una extracción, o aspiración, como se le conoce al proceso, de médula ósea.

La extracción se lleva a cabo por profesionales con el fin de estudiar los elementos que conforman la sangre.

En qué consiste la extracción de médula ósea

El nombre que se le da a este proceso en sí es el de aspiración y biopsia de médula ósea, y consiste en que cuando se da la necesidad, bien sea por leucemia o por trastornos de la sangre, se debe de hacer este procedimiento. Se utiliza también para describir un cáncer, identificar un subtipo y problemas circundantes.

Un oncólogo, un hematólogo u otro médico especialista es quien normalmente lleva a cabo este procedimiento. Luego del procedimiento un patólogo es el encargado de examinar las muestras que se tomaron con anterioridad en un microscopio. El patólogo luego resume los resultados en un informe de patología para su oncólogo o hematólogo.

Cómo se extrae la médula ósea

La médula no se extrae, o al menos no por completo. Se pasa por dos procesos para obtener muestras de ella, bien sea la aspiración o la biopsia. Pueden darse de manera simultánea o por separado.

En la aspiración lo que hace el médico es aspirar un poco del líquido de la médula con el fin de examinarlo. Es parecido a una punción lumbar, puesto que lo que se busca es extraer líquido del lugar con una aguja muy larga.

En el caso de la biopsia de médula ósea lo que se hace es que el especialista toma un pedazo físico de la médula, pero sin llegar a extraerla por completo. Esto se hace con el fin de estudiar el comportamiento físico de la misma médula para verificar que no esté comprometida.