Todo sobre la Obesidad. Glosario de obesidad

Por ser una enfermedad crónica, la obesidad se detecta cuando hay exceso de grasa o de tejido adiposo en el organismo del paciente. Por suerte, se puede tratar pero si no se le otorga un cuidado especial, puede agravarse con el tiempo y desencadenar otras patologías como la diabetes y la hipertensión, sin mencionar los trastornos gastrointestinales, el cáncer o las complicaciones cardiovasculares.

Muchos optan por buscar palabras relacionadas con la obesidad, pero es tan sencillo indagar un poco sobre la incidencia del Índice de Masa Corporal (IMC), el cual aporta el promedio que determina si una persona sufre de obesidad. En síntesis, si pesa un 20 por ciento más que la escala media, probablemente esté obesa.

Incidencia

La obesidad es ocasionada por múltiples factores, sin embargo, la mala alimentación es la causa más determinante, además del sedentarismo y la falta de ejercicio. En algunos casos, influyen ciertos factores orgánicos y genéticos. Algunos estudios revelan que los factores socioeconómicos también impactan en la obesidad, debido a que en los países desarrollados su aparición es más frecuente.

Una persona con obesidad se ve afectada ante los prejuicios sociales y la discriminación, por eso debe contar con el apoyo de su núcleo más cercano para canalizar la carga emocional y entender que más allá de un aspecto negativo, debe preocuparse por su salud.

¿Qué problemas puede tener alguien con obesidad?

Aparte de lo mencionado anteriormente, los síntomas de la obesidad van acompañados de cierta presión a nivel de los pulmones, lo cual produce dificultades al respirar y sensación de ahogo. Hasta con el mínimo esfuerzo alguien con sobre peso puede sentir mucha fatiga. Esto interviene notablemente en el patrón del sueño, causando apnea y mucha somnolencia.

Así mismo, la enfermedad genera severos dolores en la espalda, artrosis, entre otros problemas ortopédicos. Las caderas, las rodillas y los tobillos se ven muy afectados. Hay quienes sufren de otros trastornos en la piel por la sudoración, en especial, los edemas.

Cómo prevenirla

La mejor manera de prevenir la obesidad es mediante una dieta equilibrada, mientras se practica una rutina ajustada de ejercicios. Reducir las raciones de comida diarias es de gran utilidad, mientras se consumen alimentos con poca grasa, otorgándole prioridad a las frutas y a las verduras.

Para mayor información, un glosario de obesidad, sin duda alguna, debe abordar todo lo concerniente al IMC, desbalance calórico, gravedad, alimentación, ejercicio e incidencia de otras patologías. Los médicos recomiendan que es muy eficaz comenzar un programa de ejercicios de al menos tres veces por semana por espacio de 45 minutos.

Como hay muchos tipos de obesidad, es prudente que el médico tratante determine el grado de afectación y así, podrá indicar el tratamiento más adecuado. Por lo general oscila entre leve y moderada. Mientras las alternativas quirúrgicas se manejan como solución, hay quienes prefieren bajar de peso de forma natural, sin sufrir los efectos secundarios.