Conización cervical. ¿Que es y como recuperarme?

La conización o extirpación cervical es un tratamiento preventivo del cáncer de útero que tiene doble efecto, el cual es diagnóstico y al mismo tiempo terapéutico. Consiste en hacer una incisión con el uso de un bisturí para extraer una muestra del útero con características anormales que pueda representar alguna patología seria. Este procedimiento dura aproximadamente una hora y es completamente ambulatorio, no requiere de hospitalización.

La conización de cuello uterino es un procedimiento terapéutico aplicado en los tratamientos de infecciones persistente por el virus de papiloma humano, se aplica en las displasias SIL de bajo y alto grado para que las pacientes puedan tener la posibilidad de tener hijos.    

Este tipo de intervención ginecológica es indolora y se realiza con anestesia local, la misma se lleva a cabo en la cérvix que es la parte inferior del útero y por estar al fondo de la vagina y ser muy flexible facilita la recesión en forma de cono de una parte del útero. La modalidad más usada es la conización láser o el asa de Lepps. Con este tipo de intervención se puede extraer algún tejido anormal en su totalidad, sin necesidad de recurrir a tratamientos adicionales, salvo las citologías de rutina.  

Los riesgos de este tipo de tratamiento son muy bajos y casi siempre son muy efectivos y exitosos, la mayoría de las paciente no presentan ningún problema, salvo algunos casos en los que las pacientes han requerido de tratamientos posteriores, sin embargo si se cumple con un control ginecológico después de la intervención no habrá inconvenientes.

Conización cervical recuperación

El proceso de recuperación tras este procedimiento es muy rápido, solo se requiere de un reposo de 1 o 2 semanas, sin realizar ningún esfuerzo severo. Será necesario el uso de tampones durante un mes y deberá tener abstinencia sexual durante ese mismo periodo. Percibirá un sangrado moderado durante unos veinte días, lo cual es completamente normal después de este tipo de intervenciones.

La conización de cuello uterino es la mejor opción para tratar las lesiones intraepiteliales, por la sencillez del procedimiento y por la eficacia de la misma sobre las lesiones causadas por el virus de papiloma humano, y además permite un estudio a profundidad en las muestras sospechosas de cáncer.

Algunos de los consejos que debes tomar en cuenta tras una conización son evitar el tabaco, ya que afecta tu sistema inmune, vacunarte contra el VPH y evitar en la medida de lo posible el uso de anticonceptivos porque suele favorecer la presencia del virus de papiloma humano.