Beso_sexotrasplantes_480x320

Consejos que te ayudarán a recuperar tu vida sexual tras un trasplante

¿Acabas de recibir un trasplante y te preguntas cuándo podrás recuperar tu vida sexual? Aquí te damos 10 consejos que te ayudarán.

Las cosas como son: el sexo es una parte importantísima de cualquier relación, para muchos la piedra angular que garantiza la salud de una pareja.

Si acabas de recibir un trasplante o estás a la espera de uno, sabrás que esta condición influye y mucho en el sexo. Por ejemplo, no es raro que en el caso de los hombres se sufra impotencia y que en el de las mujeres desaparezca la menstruación. Por no hablar de la falta de deseo asociada al hecho de encontrarse mal. Por eso, es más que posible que durante la espera del nuevo órgano, la actividad sexual no sea tan intensa como nos gustaría o que incluso brille por su ausencia. Es algo normal a lo que no debe dársele más importancia de la que tiene. Eso sí, para tu satisfacción debes saber que tras el trasplante todo vuelve a la normalidad, que el deseo sexual mejora y que el sexo vuelve a poder practicarse con toda la espontaneidad que merece. Recuperar la actividad sexual es un proceso que debe hacerse, claro está, poco a poco, con tranquilidad y mucho mimo. Nosotros aquí te damos unos consejos que seguro que te ayudan a que la vuelta a la actividad sea mucho más fácil y satisfactoria de lo que te esperas.

Tómatelo con calma

- Despacito y buena letra. Date todo el tiempo que necesites para que tu cuerpo se recupere de la cirugía. Aunque sientas que ya estás preparado, lo mejor es que lo consultes con tu médico antes de ponerte manos a la obra. Que no te dé ninguna vergüenza preguntarle sobre este tema.

- Seguramente tengas muchas ganas de volver a la acción, pero lo mejor es que no tengas prisas. Elige un momento en el que puedas disfrutar de las relaciones de forma calmada, cuando tengas tiempo suficiente. Eso del “aquí te pillo, aquí te mato” no es lo más recomendable en tu situación.

- Evita aquellas posturas que puedan producir daños por golpes en el órgano recién trasplantado. Esto es de sentido común, pero a veces metidos en acción es fácil dejarnos llevar por la pasión y olvidar que hay ciertas “acciones” que pueden perjudicarnos. Tenlo siempre en mente.

- Evita tener relaciones sexuales después de las comidas. Con el estómago lleno no es el mejor momento para tener sexo. Espera mejor a hacer la digestión, te sentirás mucho más ligero y podrás disfrutarlo mucho más.

- Si eres mujer y quieres quedarte embarazada, debes saber que el embarazo en tu caso se desaconseja antes de uno o dos años. Más adelante y siempre que el órgano esté funcionando bien, ser madre es algo a lo que no tienes por qué renunciar. Eso sí, solo cuando tu médico te haya dado el visto bueno y esté todo muy controlado por el médico.

Evita las infecciones

- Para una persona trasplantada, la higiene es de vital importancia. Si lo trasladamos a la vida sexual, debes tener en cuenta que tanto tu pareja como tú tenéis que seguir a rajatabla las recomendaciones relativas a la higiene personal que tu médico te haya dado.

- En el caso de las mujeres, tras un trasplante, el embarazo está completamente desaconsejado por los riesgos que este podría suponer tanto para la madre como para el bebé. Por esta misma razón se aconseja utilizar un método anticonceptivo. Este debe ser además de barrera, esto es, un preservativo, ya que aparte de ser útil para evitar el embarazo, también previene las enfermedades de transmisión sexual. En el caso de un trasplante hepático, debe consultarse con el médico qué tipo de anticonceptivo debe usarse, y es que algunos anticonceptivos orales pueden dañar el hígado.

Nunca olvides la medicación

- Si notas que algún efecto secundario de la medicación está influyendo en tu sexualidad, coméntalo con tu médico o enfermero. En ningún caso dejes de tomar las pastillas por este motivo. Aunque a ti te parezca que saltarse alguna toma no puede tener ninguna importancia, lo cierto es que sí que la tiene. Ni se te ocurra.

- Si tienes problemas en concreto para mantener la erección, cosa que sabemos que puede ser muy frustrante, ten en cuenta que esto puede deberse a varias causas: la tensión, la ansiedad, el tratamiento…En cualquier caso, nunca des por hecho que se debe a la medicación e interrumpas el tratamiento. Explícale a tu médico tus dudas.

¡Stop! Cuando es mejor parar

- Interrumpe las relaciones sexuales de inmediato si sientes que te falta el aire de manera intensa, si notas alguna sensación de malestar o, por supuesto, si te parece que eres incapaz de continuar. También debes parar si empiezas a sufrir palpitaciones intensas y continuadas en el tiempo, o si te sientes mareado. No hace falta ni que lo digamos, pero si sufres cualquiera de estas manifestaciones, consulta de inmediato con tu médico.

Ahora ya sabes que, de forma progresiva y teniendo en cuenta algunas consideraciones, puedes reanudar tu vida sexual sin problema alguno; porque, aunque los cuidados no terminan tras el alta, tu vida sigue adelante. No dejes de disfrutarla.

Trasplantes, Bienestar, Diagnóstico, Aspectos psicológicos, Vida social, Pareja, Síntomas, Medicación

Autor: Purificación Salgado, Periodista

Última modificación: 21 julio 2014

© People Who Global, iStock.com

En colaboración con:

Logo_novartis_l

¿Te ha gustado esta publicación?

Si te ha gustado esta publicación, suscríbete a nuestra Revista y recibe los nuevos contenidos.

Suscribirme a la Revista