Respiracion_trasplantes_480x320

En el trasplante de pulmón, el tamaño sí importa

¿Sabías que en el trasplante de pulmón el tamaño importa? Si el pulmón es más grande que la cavidad, el índice de supervivencia es mayor.

Hasta hace pocos años era frecuente oír hablar de los trasplantes renales, incluso cardíacos, pero, sin embargo, poco sabíamos de los trasplantes pulmonares o intestinales. Esto es algo que ha cambiado gracias a la ciencia, a los pacientes y a los donantes, quienes han hecho posible que hoy en día podamos hablar hasta de trasplantes cardiopulmonares.

Las heroicidades en el mundo de los trasplantes nos han llevado incluso hasta el trasplante bipulmonar, cuya cifra, además, ha aumentado significativamente en los últimos años.

¿Qué me puede llevar a un trasplante de pulmón?

Las principales enfermedades que pueden desembocar en un trasplante pulmonar son la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), la fibrosis pulmonar idiopática, el enfisema originado por la deficiencia de alfa-1 antitripsina  y la hipertensión pulmonar idiopática. Sin embargo, no todas las personas con alguna de estas enfermedades acaban necesitando un trasplante, ya que muchas veces, afortunadamente, la enfermedad puede tratarse con medicación.

Para pasar a la lista de espera se tienen en cuenta muchos factores que a largo plazo son los que contribuyen a que el trasplante sea exitoso. Entre ellos encontramos la gravedad de la enfermedad pulmonar, la edad, la presencia de otras enfermedades, la posibilidad de seguimiento ambulatorio, el estado nutricional y el apoyo psicosocial.

¿Qué se tiene en cuenta para buscar el mejor donante compatible?

Aunque la mayor parte de los donantes han experimentado lo que se conoce como una muerte cerebral, lo cierto es que en la actualidad está aumentando significativamente el número de donantes que han sufrido una muerte cardíaca. Los resultados de los trasplantes realizados con órganos de estos últimos, además, están siendo muy buenos.

Para poder llevar a cabo el trasplante, los tejidos tienen que ser compatibles entre donante y receptor, pero además, el donante debe cumplir una serie de requisitos. Para que te hagas una idea, el donante ideal es el que más se aproxima a lo que entendemos por persona sana y joven: menor de 55 años, fumador de menos de 20 paquetes/año, con una radiografía de tórax normal, que no ha sufrido ningún trauma torácico ni tampoco se ha sometido a una cirugía del tórax.

El tema del tabaco es controvertido y, en general, se trata de evitar el trasplante procedente de un donante fumador por el riesgo que tienen esos pulmones de desarrollar cáncer pulmonar. El límite de consumo se suele establecer en el momento valorando al donante y al receptor en conjunto.

Por otra parte, los tumores constituyen una contraindicación para donar, salvo que el donante lleve muchos años libre de enfermedad.

En el caso de donación por muerte cerebral hay que descartar las alteraciones metabólicas que puedan complicar el trasplante.

Lo último que sabemos

Como hemos dicho muchas veces, en el tema de los trasplantes aprendemos todos los días y, a medida que va avanzando la ciencia, más vamos conociendo y mayor es el número de mitos que echamos abajo.

Recientemente se ha publicado un estudio en el que se muestra que en el caso del trasplante de pulmón, el tamaño sí importa, y es que parece que los pulmones donados deben ser preferiblemente más grandes que los del receptor. Esto se debe a que de esta forma resulta más sencillo que se adapten mejor a la cavidad torácica.

Los datos que se han obtenido en este estudio tienen que ver con la capacidad pulmonar total prevista a partir de la altura y el sexo del receptor y del donante. Así surge el concepto de desajuste del tamaño de pulmón, que resulta de dividir la capacidad pulmonar total prevista del donante en relación con la del receptor. Un resultado de uno quiere decir que ambas son iguales, mientras que uno mayor de uno significa que la del donante es mayor que la del receptor.

Gracias a este estudio hemos descubierto que cuando el desajuste es mayor de 1,3, las tasas de supervivencia tras el trasplante son mayores en el primer año.

Tras esto, los investigadores proponen utilizar esta tasa basada en el tamaño para predecir el índice de supervivencia en el primer año y afirman que, los pulmones, cuanto más grandes mejor, incluso aunque exista diferencia de edad.

Trasplantes, Tratamiento, Síntomas, Diagnóstico, Medicación, Tratamientos no farmacológicos, Avances científicos

Autor: Leonor Roa, Médico de Familia

Última modificación: 9 junio 2014

© People Who Global, iStock.com

¿Te ha gustado esta publicación?

Si te ha gustado esta publicación, suscríbete a nuestra Revista y recibe los nuevos contenidos.

Suscribirme a la Revista