Otros estabilizadores del ánimo además de litio

Artículo y fuentes actualizadas en: noviembre, 2019
Autor: Carlos Calderon

También conocidos como anticíclicos o eutimizantes, los medicamentos estabilizadores del ánimo son fármacos de uso psiquiátrico que se utilizan para el tratamiento de los trastornos en los estados de ánimo, donde hay altibajos en los cambios de humor y en la energía.

En casos de pacientes con trastorno bipolar, estos medicamentos permiten estabilizar el ánimo, en la mayoría de los casos sin causar efectos secundarios, disminuyendo la aparición de episodios depresivos y maníacos, al igual que facilitan el tratamiento de trastornos de personalidad, donde los cambios son mucho más rápidos y volátiles, caracterizados por la ira y la impulsividad.

Opciones farmacológicas

En la mayoría de los casos, este tipo de fármacos son antiepilépticos, los más comunes como estabilizadores del ánimo y además de litio, son la Lamotrigina y el Valproato, aunque el carbonato de litio también es muy utilizado desde épocas remotas (siglo XIX). La Lamotrigina o Lamictal es muy empleada para el abordaje de la depresión bipolar, tras el diagnóstico y el monitoreo del síndrome de Stevens-Johnson.

El Valproato como estabilizador del humor puede utilizarse en caso de que el carbonato de litio cause algún efecto no deseado en el paciente, sirve para tratar a pacientes con trastorno bipolar de ciclos rápidos y manifestaciones mixtas donde es frecuente la aparición de síntomas maníaco depresivos.

Otros estabilizadores comúnmente recomendados son la Carbamazepina, aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). El carbonato de litio como estabilizador del ánimo, fue uno de los primeros en aprobarse y al aplicarse, debe monitorearse terapéuticamente para determinar los niveles de litio en la sangre, asegurándose de que la toxicidad sea nula en el organismo.

Como todo trastorno de la personalidad puede ser crónico, es importante tratarlo a tiempo para evitar eventos no deseados. Desde hace mucho tiempo, el litio se emplea para controlar manías y disminuir su aparición, al ser el primero en suministrar, ya se conoce ampliamente su mecanismo de acción, en comparación con otros medicamentos como el Topiramato, la Gabapentina y la Oxcarbazepina.

De hecho, el litio se emplea frecuentemente para tratar ciertos trastornos mentales, a fin de atacar crisis de epilepsia, hipnosis y episodios depresivos.  Es muy útil tanto en pacientes maníacos como en pacientes depresivos, a pesar que también previene crisis futuras. Como no es una sustancia habitual en el organismo –sus niveles son extremadamente bajos- permite regular otros procesos, por eso se le atribuye su efecto terapéutico al ser visto como un neuromodulador. Funciona bloqueando la liberación de dopamina, controla la serotonina y la acetilcolina, detiene procesos de la neurona post-sináptica, sustituye el sodio y por ende, la persona con el trastorno logra calmarse.

Importantes investigaciones científicas demuestran que existen una serie de mecanismos bioquímicos, celulares y moleculares que influyen en los estados de ánimo y pueden responder o no al uso de medicamentos. A nivel patológico pueden ocurrir alteraciones, por eso es importante contar siempre con el aval de un especialista.

Sobre Carlos Calderon

carlos calderon

Criado en un pueblo a las afueras de Madrid, soy médico de familia por vocación.

Empecé este blog para documentar mis estudios de Salud Pública pero pronto, se convirtió en un referente del sector.

Recuerda consultar a tu médico. La información de este blog es meramente documental y nunca te lo tienes que tomar como datos verídicos. Siempre consulta a tu médico de cabecera antes de llegar a conclusiones con estos datos.