Operaciones y cirugía para la artritis. ¿Qué debo saber?

La artritis es una enfermedad que hoy en día afecta a 27 millones de personas, y se prevé que para el 2030 serán 45 millones de personas afectadas.

En muchos de los casos la enfermedad puede ser tratada, pero no es poco común que haya que remitir al paciente a cirugías. Las mismas pueden llevarse a cabo desde diversas partes del cuerpo que se hayan visto afectadas por los brotes artríticos, pero lo más común es que se haga en las manos.

Esta es una enfermedad autoinmune que se produce una vez que el sistema inmunitario del cuerpo comienza a actuar de manera errática y a atacar al propio cuerpo. Cuando se da esta patología es porque el sistema inmunológico se ha decidido a atacar las articulaciones que se hallan dentro del cuerpo, lo que causa inflamación y dolor de las áreas afectadas.

La artritis no solo sucede en las articulaciones de las manos, sino que también puede extenderse por todo el cuerpo, pasando por los codos, por el cuello, las rodillas, los pies y cualquier otra parte del cuerpo que cuente con articulaciones.

Esta es una enfermedad que se conoce por ser del tipo crónica, que es prolongada y causa dolor, rigidez y deformaciones de las articulaciones. Es por ello que muchos deciden que lo mejor es terminar con el problema por medio de una cirugía. En muchos casos el paciente mejora considerablemente.

Cirugía artritis reumatoide

La artritis reumatoide es de los tipos de artritis que más problemas causan, puesto que no solo ocasionan dolor al paciente, sino también deformidad en las articulaciones. En muchos casos las personas optan por la cirugía cuando ya se estaba catalogando la última opción. Sin embargo, hoy en día los médicos prefieren optar por la cirugía antes que el paciente se encuentre del todo debilitado en sus huesos y articulaciones.

La cirugía puede reportar muchos beneficios para el paciente como lo son el alivio del dolor, que es el mayor problema una vez que se desarrolla la patología.

Los pacientes que se someten a cirugías tempranas pueden recuperar también el movimiento que las articulaciones habían perdido. Lo cierto es que la rigidez mejora de forma gradual y requiere terapia física para que la mejora de las articulaciones llegue a un punto aceptable, pero es un gran avance para quienes padecen la enfermedad.

En algunos casos las rodillas y los pies pueden desalinearse por causa de la artritis, y en estos casos se amerita una cirugía de enderezamiento. Lo mejor es no operar ambas rodillas a la vez, ni tampoco ambos pies, para evitarle al paciente que no pueda moverse de forma correcta durante un tiempo y para permitirle que pueda hacer las terapias de manera eficiente.La cirugía, como puedes ver, es una idea innovadora que puede ser muy útil en estos casos, y más aún si se lleva a cabo de manera temprana, por lo que es cada vez más recomendable para pacientes con artritis reumatoide.